Década de los 80: Se forman nuevos grupos scout de la mano del Décimo. | Grupo Scout X El Pilar
929
page-template-default,page,page-id-929,bridge-core-1.0.4,qode-social-login-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.0.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Década de los 80: Se forman nuevos grupos scout de la mano del Décimo.

Por esas fechas el grupo se acerca a los 150 miembros contando animadores, y el trabajo de coordinación y sobre todo de animación es muy intenso. A partir de los años 80 se crea un nuevo marco de las asociaciones juveniles, los animadores scouts siguen luchando por mantener la llama del compromiso activo con la sociedad valenciana, se participa en la Delegación, en la formación de scouters, incluso se colabora, en algunos casos de manera decisiva en la creación de nuevos grupos scouts como el Altair, el Iter y el Alimara. Personas de la capacidad de Nacho Urios, Jose María Güerlich, montse León, Sento Baeza y otros animadores tuvieron gran culpa de estas aventuras. Un antiguo scout de este grupo, Juan Luis Villalva, funda el grupo scout Pau.

Pese a los rápidos cambios en la Jefatura de Grupo como los de Joserra Altuna sm o José Antonio Casorrán la línea del grupo continúa estable. También conviene recordar que unos años antes empieza a colaborar en los Campamentos otra persona excepcional, nuestro grandísimo cocinero Chimo, responsable de dar de comer a más de ciento cincuenta fieras y además por muy poco dinero. Se inicia la alternancia de campamentos de grupo con los campamentos por ramas: Vinuesa 80, Gúdar 82, Cazorla 84 (con más de 40º de temperatura diaria), Salardú 86. En 1985 los rutas suben al Monte Perdido y en el 88 al Posets. El grupo scout parece vivir años estupendos. En 1985 entran en la Delegación Diocesana treinta y tantos grupos scouts procedentes de Scouts de España. Serán personas del grupo X las que entran a responsabilizarse tanto de la animación pedagógica de las ramas como de la formación de los nuevos animadores: Nacho Cabrera, Belén Miquel y Pepa Ramón en lobatos, Javier Palao en rangers, Mari Carmen Palop y Manolo Díez en pioneros. La colaboración del grupo es muy notable con el objetivo de mantener el estilo ideológico del escultismo católico. En el año 1986 más de 140 chavales y casi 20 animadores celebran en Salardú el 25º Aniversario.

Sin embargo, las sombras acechan. En septiembre de ese mismo año para preparar el curso siguiente continuarán en el grupo únicamente ¡¡6 animadores!! En una histórica reunión en los tresillos del recibidor del colegio se elige a Samuel Forcada sm como Jefe de Grupo. Como de costumbre, cuando pintan nubarrones en el grupo, aparece un marianista que despeja estas dudas. La tarea más urgente es conseguir un equipo de jefes suficiente para llevar a 140 scouts. Entre varios rutas que terminaban su etapa, las fraternidades marianistas y amigos personales se consigue, no sin dificultad, mantener las unidades. Además se sacará adelante todo un gran número de proyectos: un proyecto educativo de grupo, unos estatutos internos y la formación de un auténtico Comité de Padres al que por primera vez se le confían tareas importantes como la tesorería y al gestión de áreas técnicas. También se reforma el nombre del grupo para dejarlo como “Grupo Scout X-El Pilar”.

En 1988, y con el grupo renovado, un laico se responsabilizará por primera vez de la Jefatura de Grupo. Será inicialmente Manolo Díez quien co-dirigirá el grupo durante un año junto a Javier Coca sm. Así, en 1989, será Mari Carmen Palop quien se responsabilizará del grupo íntegramente. Uno de los éxitos fundamentales de Mari Carmen es conseguir un equipo de animadores muy unido y plenamente coherente. De esta manera se inicia otra etapa de relanzamiento del grupo.