Crecemos: Década de los 70. | Grupo Scout X El Pilar
926
page-template-default,page,page-id-926,bridge-core-1.0.4,qode-social-login-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,vertical_menu_outside_paspartu,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

Crecemos: Década de los 70.

No puede ser casualidad que llegue a Valencia en 1969 y se encargue del grupo en 1970, con apenas dieciocho años de edad, un joven marianista vasco de especial carisma y de gran recuerdo para todos los miembros del grupo: Emilio Cárdenas sm. Sus siete años de jefatura, ayudado primero por Javier Ayestarán y después por Chema Galagorri sm, permite darle al grupo una unidad y una continuidad extraordinaria mientras se van deshaciendo la mayoría de los grupos scouts católicos de la diócesis. Crisis que llevaría a quedar únicamente siete grupos scouts en toda la provincia en 1978.

El inherente aspecto social del movimiento se hace sentir de manera extrema en esta década, tomando parte decidida en la lucha contra el franquismo. Sin embargo, son años de difícil convivencia en el seno del equipo de animadores. Los Kraales estaban formados por jóvenes universitarios de poco más de veinte años, y son unos equipos de animadores en los que cada uno tiene una visión sobre la lucha contra la dictadura y sobre todo sobre su concreción. En esta época se implanta un estrilo de scultismo del que veinticinco años después aún se advierten signos. Afloran las melenas, se apuesta por la animación global y los disfraces, se desprestigia el uso del uniforme y se huye de todo signo externo, únicamente la pañoleta es usada y sólo en los actos más importantes. Se crea una cultura de asamblea en a que todo ha de ser debatido y sujeto a revisión, el jefe de grupo pierde casi todo el poder para tomar decisiones. Las misas son participativas. Aparecen las canciones protesta y las guitarras en las veladas de los campamentos: desde entonces canciones de Llach, Víctor Jara, Labordeta y otros cantautores forman parte del repertorio musical del grupo. También las danzas se incorporan como elemento pedagógico. Por otra parte se toman actitudes decididas en las manifestaciones y algunos animadores se dejan el grupo; al fin, teniendo en cuenta lo difícil que era saber si los pies estaban dentro o fuera del tiesto del escultismo, el grupo X scout continuó su labor entre ilusiones y tensiones. Aún así siguen aconteciéndose hitos: en 1975 el grupo se hace mixto y acoge a niñas en la edad de lobatos eliminando a su vez la falda del uniforme femenino y de paso se simplifica éste a una camisa y a unos pantalones de pana azules o marrones, según la edad de lobatos o rangers respectivamente y se abandona por completo el uso de las boinas negros de los pioneros.

En 1973 se arraigará otra costumbre que ya había sido llevada a cabo anteriormente en el año 67 de forma esporádica: el Campamento de Navidad. Del día 26 al 30 de Diciembre, el grupo X vive en el pueblo de Gúdar, en casa de unos familiares de un animador (con nevazos y fríos de 20 bajo cero), a lo largo de cuatro años, un campamento que tiene un algo especial. Todo el grupo, desde los nueve hasta los treinta años, conviven dentro de una casa cuatro días de celebración, fiesta y vivencias entrañables. Desde este año de 1973 el Campamento de celebra ininterrumpidamente a excepción del año 1985 y del año 1998, en el cual se celebra en el Puente de la Inmaculada y de la Constitución, debiéndose en ambos casos a la celebración de las Olimpiadas Marianistas en Valencia. Bocairente, S. Juan de Penyagolosa, La Iglesuela del Cid, Alcoy, Chelva, Navalón, Javalambre, Valacloche, Requena, Ador, Encebras, Cedrillas, Benagéber…son algunos de los gélidos sitios elegidos. Únicamente desde ese año se celebró en una ocasión el Campamento de Navidad por ramas, en el año 1983.
En 1977, Emilio Cárdenas deja Valencia para hacerse sacerdote y se hace cargo del grupo transitoriamente Javier Pérez Valencia sm. Por estas fechas un miembro del grupo scout, Rafa Mena es el nuevo Delegado Diocesano. Será 1978 cuando entra otra persona especialmente querida, Mariano Zuazo, quien inicia su servicio en el grupo con un gran dinamismo. El grupo scout X es un auténtico referente del escultismo católico en la diócesis de Valencia de tal manera que en el curso 81-82 Mariano es el Delegado Diocesano de la Dióceis de Valencia. En su equipo figuran una gran cantidad de miembros del grupo X como Toni Martínez o Félix Erdocia, sm. En su breve mandato inicia conversaciones para establecer una Interdiocesana con los Scouts católicos de Castellón y se llega a crear el Moviment Escolta del País Valencia, ilusión que no llegará a cuajar.